Bebés · Embarazo · Parto

El duelo gestacional, perinatal o neonatal

          No es habitual que escriba sobre otras personas que no sea mi familia, mucho menos de gente que no conozco personalmente, pero desde hace un par de semanas en mi cabeza (y mi corazón) se repite la misma historia, una historia anónima, de una mujer que no conozco, y un bebé que nunca llegaré a conocer. Quiero honrar sus palabras de alguna forma.

Mamiferando

          Mi marido me ha repetido un montón de veces que siendo bloguera debería seguir otros blogs con más asiduidad, y quizá ese sea el problema, que no me siento bloguera, que este mundillo de enlaces, hashtags, twuiteos y followers, me queda muy lejos, que para mi escribir siempre ha sido simplemente eso, escribir, como lo haría para mí misma en cualquier cuaderno. Pero en determinados momentos me doy cuenta que El Pollito Mamífero va mucho más allá, y uno de esos momentos ha sido al conocer a otra compañera mamífera y su blog, Ser padres site.

          Cuando Jess se acercó por primera vez al blog lo hizo con mucho esmero, marcó varios `me gusta´ y comentaba algunas de mis entradas. Me llamó la atención, le pregunté por su embarazo y me comentó un poco de cuantas semanas estaba, le prometí que si tenía más tiempo le echaría un ojo a su blog y aunque tardé en hacerlo, una noche que Pollito dormía plácidamente me recosté en la cama con la tablet en mano y me dispuse a ello. No pude dormirme hasta varias horas después.

           Desgarrador, humano, triste… lloré muchas horas desconsoladamente, acabé por despertar a mi marido para que me calmara, y decidí que no volvería a leerla por las noches, que estoy demasiado sensible para que no me afecte y que no me puedo permitir no dormir por la noche.

          Quiero comentarle cada uno de sus post, pero nunca sé qué palabras utilizar y he decidido contar su historia, la historia de tantas madres que regresan a sus casas con sus brazos y sus vientres vacíos, pero con el amor tan grande que solo un hijo nos puede hacer sentir.

Pequeño Aritz, tu mamá y tu papá no te olvidarán nunca.

Parir sin bebé y el duelo de ver tus brazos vacíos

          El pasado 15 de octubre se celebró el día internacional del duelo perinatal. Según los datos del INE del 2014 las muertes perinatales y neonatales en nuestro país son de 6,5 por cada mil neonatos. diaDelRecuerdo_20151-e1442326971312

          Según la web de Directa.cat : “Des del punt de vista mèdic, la mort abans de les 22 setmanes es considera avortament; entre les 22 setmanes i fins els 28 dies de vida, mort perinatal. Dins d’aquesta, fins als set dies de vida, s’anomena mort neonatal precoç i, des dels set fins als 28, neonatal tardana” (Desde el punto de vista médico, la muerte antes de las 22 semanas se considera aborto; entre las 22 semanas y hasta los 28 días de vida, muerte perinatal. Dentro de esta, hasta los siete días de vida, se llama muerte neonatal precoz y, desde los 7 hasta los 28, neonatal tardía). Al final de su artículo podemos encontrar una serie de recomendaciones para afrontar estas pérdidas y una serie de derechos que vienen asociados:

> Posa nom a la criatura (Ponle nombre a la criatura)

> Mira, agafa i fes fotografies del teu fill o filla (Mira, coge y haz fotografías de tu hijo o hija)

> Tens dret a l’entrega d’empremtes del nadó (Tienes derecho a la entrega de huellas del recién nacido)

> La família propera també pot visitar el bebè (La familia cercana también puede visitar al bebé)

> La família té dret a un enterrament públic o privat (La familia tiene derecho a un entierro público o privado)

> La família té dret a registrar el bebè a partir del sisè més de gestació (La familia tiene derecho a registrar al bebé a partir del sexto mes de gestación)

> La mare té dret a la baixa maternal després de 180 dies de gestació (La madre tiene derecho a la baja maternal después de 180 días de gestación)

           Puntualizo el apartado quinto, el entierro. Es obligatorio a partir de la semana 26 de gestación, “I si un nen neix viu la dinovena setmana, per exemple, i després mor, també cal enterrar-lo perquè és una persona. Per sota de les 26 setmanes i si neix sense vida, les restes es destrueixen a no ser que els pares diguin el contrari” (Y si un niño vive la decimonovena semana, por ejemplo, y después muere, también hace falta enterrarlo porque es una persona. Por debajo de las 26 semanas y si nace sin vida, los restos se destruyen a no ser que los padres digan lo contrario), según la doctora Olga Gómez, consultora de medicina maternofetal de l’Hospital Clínic de Barcelona.

No estás sola

          No se me ocurre nada más duro que el hecho de que se te muera un hijo y siento un profundo respeto por aquellas familias que han tenido que afrontar ese duro hecho, pero he sentido en mi piel, en mis entrañas, el poder de parir, y tener que repetirlo sin tener el regalo de la vida al final del proceso tiene que ser insoportable. No sé como mi marido y yo (y nuestras familias) afrontaríamos algo así, y veo muy bien que los profesionales sanitarios se formen y sensibilicen en materia de duelo perinatal (en realidad, en cualquier duelo), pero también veo muy importante que otras organizaciones y grupos den apoyo a las familias, no he encontrado muchos en nuestro país, pero espero que den buena cobertura.

  • Umamanita GAP, Grupo de Apoyo a la Pérdida en la muerte perinatal y neonatal, en Madrid y Zaragoza.
  • Para siempre… en el corazón, grupo de apoyo para padres y madres que han perdido un hijo de la Sociedad Española e Internacional de Tanatología (SEIT).
  • Red el hueco de mi vientre, grupo de apoyo del duelo perinatal en Bilbao.
  • Red de mar, grupo de apoyo al duelo gestacional en Valladolid.
  • Petits amb llum, asociación sin ánimo de lucro de madre, padres y familiares en Barcelona.
  • Niños del agua, grupo de apoyo en las pérdidas gestacionales, perinatales y su duelo, en El Rincón de la Victoria (Málaga).

          Ojalá ninguna tengáis que hacer uso nunca de estos grupos, ojalá nunca tengáis que oír palabras tan duras como las que tuvo que oír Jess tras la perdida de Aritz en su semana 26+6 de gestación. Pero si queréis saber más del parto de Aritz (trámites, puerperio, violencia obstétrica) no dudéis en leer a esta hermosa mamá, que el cielo le trae otro precioso bebé para el año que viene.

Mañana es mi semana 26+6, me acordaré de ti y de tu hijo.

7 comentarios sobre “El duelo gestacional, perinatal o neonatal

  1. Llorar es lo normal al leer realidades como la de mamifera, Aritz y mamífero, especialmente si eres una mamá gestante. Deseo que todo sea lo más agradable posible y quizá esos bebés que ahora van creciendo en esas cunas preciosas que son vuestros vientres se conocen fuera en el 2016 😉
    Me sumo a la gratitud de Jess por tratar el tema en tu blog.
    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. Gracias por tocar este tema tan delicado, por mencionar mi blog y a nuestro hijo Aritz con tanto cariño y respeto. Me emociona ver que nuestro dolor es comprendido y llega tan hondo… Aunque me entristece haberte hecho llorar tanto, y más en tu estado, lo siento. Yo también pensaré en tu bebé, y te mando fuerzas, que sé que está siendo duro este embarado, todo irá bien 🙂 Te agradezco mucho que hayas dedicado tu tiempo buscando tanta información, seguro que ayuda a muchas familias. Un fuerte abrazo mamífero a ti y tu preciosa familia.

    Le gusta a 1 persona

    1. Créeme que es lo mínimo que podía hacer. Es una parte de la maternidad que (gracias a dios) no he pasado, no sabía nada sobre ella, y sin embargo tu me has hecho ver la importancia de empoderarse incluso en esas circunstancias, de denunciar la violencia obstétrica (por no llamarla falta de humanidad tal cual), de confiar en la pareja, de guarecerse en tu cueva y dejarse apoyar cuando se está preparada. Eres toda una heroina!! Y de verdad espero que a mis lectoras les sirva para pasar ese duro trance o saber acompañar a quién lo esté pasando. Un beso fuerte

      Le gusta a 1 persona

      1. Si, es importante tener en cuenta que también hay violencia cuando se te va un hij@, más dolor añadido en unas circunstancias en las que es difícil estar lúcida para exigir un trato digno. Gracias por tus palabras, me quedan grandes. Espero que ayude a las familias a salir de las sombras. Un fuerte abrazo

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s